Pueblos Magicos de Coahuila Mexico

Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico



Parras de la Fuente es uno de los municipios que más fama y honores le han brindado al estado de Coahuila, en el norte de la República Mexicana. Sus fértiles tierras, bañadas por los manantiales de los alrededores, comenzaron a ser cultivadas desde el siglo XVI y han sido cuna de una prodigiosa tradición vitivinícola, y el semillero para la construcción de una singular arquitectura y la llegada de la civilización a los desiertos del norte.

En sus viñedos, que incluyen al más antiguo de América, se producen vinos, brandys y aguardientes que les han valido premios nacionales e internacionales. Cuando en 1597 llegaron a la región que hoy ocupa Parras los conquistadores españoles, descubrieron que en sus tierras se daban vides y nogales silvestres de un modo extraordinario, por lo que decidieron injertar la variedad Vitis Vinífera para incrementar su calidad. A partir de entonces, sus vinos han ido obteniendo fuerza hasta lograr su fama y calidad actual.

Apenas un año después de plantados los cultivos, se fundó la primera misión jesuita de la región, Santa María de las Parras y Las Lagunas. Por mandato virreinal, Parras fue ocupada por un nutrido grupo de indígenas tlaxcaltecas procedentes de Saltillo. En principio, los vinos producidos por los agricultores se destinaron a las liturgias religiosas de la Nueva España, hasta que en el siglo XIX comenzaron a comercializarle.

A la actividad vinícola se sumaron la producción de textiles y la crianza de ganado, lo que atrajo la atención de ciudadanos provenientes de países como Francia, Inglaterra, Italia, Grecia y Alemania, que se establecieron en Parras para brindar asesoría y aprovechar el empuje de la zona, también conocida como Valle de los Pirineos.

La mezclilla proveniente de Parras de la Fuente ha sido también mundialmente conocida gracias al trabajo de la fábrica La Estrella, que desde 1854 comenzó a exportar sus productos a países como Alemania, Holanda, Italia y Estados Unidos, donde fue utilizada a mediados del siglo XX para los famosísimos jeans de Levi’s, Lee y Calvin Klein, entre varias otras. Aunque dicha fábrica cerró sus puertas por una fuerte crisis en 2012, en el poblado aún es posible adquirir prendas de gran calidad en la tienda La Campana.

La próspera economía de la región, junto a la mezcla cultural que significó la llegada de empresarios extranjeros, han convertido a Parras en un hermoso pueblo lleno de verdor y hermosas construcciones antiguas, que contrastan con el desierto predominante de los alrededores. Su clima templado constante hace que sus visitantes vivan una cómoda y grata experiencia, en una atmósfera perfumada por la frescura de la vid y la calidez de sus habitantes.

Qué visitar en Parras de la Fuente Pueblo Mágico

El centro histórico de Parras de la Fuente está poblado por gallardas construcciones provenientes de los primeros siglos de conquista española: casas, huertas, haciendas, acueductos, molinos, estanques y acequias. El modo más cómodo de recorrerlo es un bello tranvía, en el que además se van contando las historias que se esconden en cada construcción.

En la Plaza de Armas se yerguen el Palacio Municipal, de estilo porfiriano, y la Iglesia de San Ignacio de Loyola, edificado en 1607 y por lo tanto una de las más antiguas no solo del estado, sino del país. Su terminación tardía le brindó un estilo arquitectónico churrigueresco con detalles en oro, como el impresionante retablo del altar. Su interior está lleno de arte pictórico sacro y murales pintados en el siglo XVII que perviven hasta nuestros días.

Este templo forma parte del Colegio de San Ignacio de Loyola, donde se ordenó el establecimiento de un archivo que actualmente lleva el nombre de María y Matheo de Parras. En él, se encuentran asentados datos muy importantes para la historia del poblado y de toda la región Laguna, que abarca Viesca, Saltillo y una parte de Durango, además de valiosos documentos sobre hechos acaecidos en la capital de la Nueva España y de lugares recónditos del mundo, como China, Sudamérica y Europa.

También enfrente de la plaza se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, edificación del siglo XVI caracterizada por las cuatro imágenes de la Virgen de Guadalupe en azulejo que rodean su entrada, y también cuatro pináculos que rematan sus torres. Los atriles de estas iglesias sirvieron como cementerios durante las epidemias de influenza y sarampión que sufrió el poblado en el siglo XIX, pues los panteones existentes sobrepasaron su capacidad.

Un recinto religioso muy importante en Parras es la Parroquia de la Asunción de Santa María de las Parras, construida en 1684 y casa del Acta de Fundación de la ciudad y de la Virgen de la Asunción, santa patrona de los parrenses y que representa la ascención del cuerpo y el alma de María, la madre de Jesús, al cielo de la religión católica.

La Casa de Cultura es un recinto con poco más de un siglo de antigüedad que se ha convertido en un espacio para el teatro, la danza, las exposiciones y la impartición de clases y talleres de la comunidad, que incluyen desde aerobics hasta lecciones de piano, guitarra, dibujo y pintura. Su colección permanente incluye algunas de las pertenencias de Francisco I. Madero, nativo de este pueblo, como pinturas y su acta de nacimiento. También en la Casa del Abuelo, que fuera residencia de la familia Madero, se puede conocer más sobre el emblemático mártir de la Revolución Mexicana.

Otros recintos culturales son los museos Paleontológico y de los Monos. En el primero, se exhibe el primer fósil de dinosaurio completo encontrado en el país, y el segundo muestra una singular colección de 70 "monos", espantapájaros elaborados con madera, papel y PET que representan satíricamente a políticos mexicanos y extranjeros como los Clinton, Obama y Salinas de Gortari, luchadores, personajes de películas de terror, brujas, borrachitos, policías y uniformados de empresas privadas o estatales, que divierten a los turistas e invitan a tomarse fotos junto a ellos.

Entre los lugares favoritos de los habitantes de Parras para pasar las cálidas tardes están la Plaza del Reloj y la Plaza del Beso, enfrente y detrás de la Iglesia de Santa María de Parras; en ellas hay bancas, frescos pastos y altos nogales que cobijan con su sombra a los paseantes, que pueden contemplar el reloj conmemorativo de los héroes de la Revolución, o pasear con su pareja y darse un beso, pues se asegura que da buena suerte y augura un amor duradero. Las noches del último sábado de cada mes se puede visitar estos lugares de un modo diferente con las callejoneadas nocturnas en las que hay música y fraternidad.

La mejor vista de Parras, con todo el verdor de sus cultivos y su belleza arquitectónica, se puede disfrutar en el Cerro del Sombreretillo, a donde se llega subiendo una escalinata o recorriendo a pie un empinado camino. En su cima se encuentra la capilla del Santo Madero, cruz de madera protectora de los parrenses, pues cuenta la leyenda que en su hechura se utilizó una astilla perteneciente a la cruz en la que Jesucristo fue crucificado. Todos los primeros domingos de cada mes, los creyentes pueden subir a escuchar misa y a pedirle favores a la cruz milagrosa, además de sentir el fuerte viento silbando y contemplar el fabuloso paisaje.

Lo imperdible en Parras de la Fuente Pueblo Mágico

El mejor modo de explorar el Valle de Parras es a través de sus viñedos y bodegas. En invierno, las temperaturas en esta región oscilan entre los -2 y los 15 grados centígrados, y sus veranos son soleados con variaciones de 25 a 30 durante el día y 18 a 20 por las noches, lo que permite que la maduración de las vides sea paulatina y completa y generen vinos deliciosos.

La más importante es la Casa Madero. Fundada en 1597, es la casa vitivinícola aún en funcionamiento más antigua de América, y la sexta del mundo. De sus 350 hectáreas de viñedos se obtienen vinos blancos, tintos y brandys que compiten con los mejores del mundo. En 2013, su Chenin Blanc 2012 fue seleccionado en Francia como el mejor de entre 3,425 muestras provenientes de 43 países.

No se puede hablar de Casa Madero sin detenerse a ahondar en la belleza de la Hacienda San Lorenzo, con su Casa Grande (el casco), grandes y elegantes habitaciones, senderos para pasear a caballo o en carreta olfateando el olor de las deliciosas uvas, sus hermosos jardínes y zonas de descanso, y por supuesto, sus enormes bodegas, donde después de una buena cosecha los enólogos hacen su magia y crean vinos de sabores singulares para diferentes ocasiones. También en ella se encuentra el Museo del Vino o Enoteca, donde se pueden degustar todas las variedades de vino producidas por la casa, que incluyen vinos reposados, jóvenes y orgánicos.

Otra de las más grandes en Parras es la Bodega Rivero González, que aunque apenas lleva dos décadas cosechando produce muy buenas variedades de vino blanco y tinto, y además ofrece una línea gourmet que incluye preparaciones con nueces, ates de frutas y especias orgánicas. Se trata de una empresa de alcance nacional, pues tiene oficinas en Parras, Monterrey y en la Ciudad de México.

En la zona oriente del pueblo se encuentra la Hacienda del Marqués que promueve el turismo enológico a través de su boutique de vinos, que ofrece catas, degustaciones y cursos sobre cultura enológica, además de organización de eventos sociales, cabalgatas por sus viñedos y nogales, y renta o venta de propiedades campestres. En el Valle del tunal, las 38 hectáreas de los viñedos de Don Leo producen excelentes cosechas de las variedades más comunes en Parras: cavernet sauvignon y shiraz.

Para terminar el recorrido, están las bodegas del centro histórico, que se dedican a producir vinos artesanales y generosos, que son dulces y se toman como postre; entre estos se encuentran el jerez, oporto, rosa del Perú, moscatel y San Emilión. La más antigua de ellas es El Vesubio, fundada por italianos en 1890 y que actualmente atrae a turistas de todo el país que acuden a degustar y comprar vinos como el conocido Sangre de Cristo.

Pero Parras de la Fuente no es solo sus vides y viñedos, pues cuenta con varios destinos naturales en los que se puede nadar, practicar senderismo, acampar, escalar y pasear en bicicleta de montaña o cuatrimoto, tales como los cañones Grande, de Guadalupe, de La Bandera y El Fuque, todos con impresionantes vistas del valle, de sus cascadas y arroyos y algunos petroglifos y pinturas rupestres. En particular, el Cañón de la Lima es muy visitado por los amantes de lo extremo, gracias a sus paredes verticales y sumamente estrechas de 40 metros de altura, y sus pozas de agua fría.

Para otro tipo de deportes, Parras se engalana con la presencia del Campo de Golf Rincón del Montero, fundado en 1957. Se trata de casi 20 hectáreas de bellos jardínes, arroyos cristalinos y abundante vegetación que enmarcan los nueve hoyos, las trampas de arena y los frondosos bosques que son todo un desafío para los golfistas experimentados. Las lujosas instalaciones de este campo incluyen Casa Club, cabañas, habitaciones, juegos infantiles, salones para eventos, granja, pared para escalar, alberca y tirolesa.

También los Estanques de la Luz y de la Hacienda, con agua mineral que baja directamente de los manantiales de la sierra, son balnearios naturales que reciben a sus visitantes en cualquier época del año para que disfruten sus aguas limpias y cristalinas, además de agradable sombra bajo los frondosos árboles, nutrida vegetación para descansar, palapas, bancas y asadores.

Se podrían enumerar sin descanso las maravillas y bellezas del Pueblo Mágico de Parras, pero sin duda lo mejor que se puede experimentar en este añejo pueblo son sus fiestas y tradiciones, empezando por el aniversario del poblado, el 18 de febrero, que como todas sus fiestas típicas incluye la presencia de danzantes o matachines, que transforman el tranquilo ambiente en un animado carnaval.

La abundancia de templos católicos en Parras hace que prácticamente todo el año el pueblo esté de fiesta: primero, la Semana Santa entre marzo y abril; el 3 de mayo, la celebración del Santo Madero; después cada 15 de agosto, las de la santa patrona de Parras, de la Iglesia de la Asunción, y por último el 12 de diciembre, la de la Virgen de Guadalupe. Todas implican días enteros de danza, música, pirotecnia, juegos mecánicos, antojitos locales, y por supuesto, vino.

Sin embargo, la celebración más importante en Parras de la Fuente, por obvias razones, es la Feria de la Uva y el Vino, o de la Vendimia, organizada por Casa Madero del primer viernes al tercer domingo cada agosto, y en la que se realiza la molienda de la uva y una danza en honor al dios romano Baco, para pedir por la continuidad de las buenas cosechas. También en el Festival del Dulce y la Nuez, la primera semana de noviembre, se celebra la diversidad gastronómica y la abundancia de alimentos en el poblado; su principal objetivo es reunir a todos los dulceros de Parras para elaborar un delicioso y enorme dulce de nuez para entrar en el récord Guiness.

Qué comer en Parras de la Fuente Pueblo Mágico

Hemos hecho hincapié en la fertilidad de las tierras del Valle de Parras, que deriva en la existencia de toda una variedad de ingredientes locales, como nueces, higos, piñones y diversos frutos. Sumado a la fusión de la cocina tradicional mexicana con la europea, se obtiene una gastronomía muy interesante que incluye platillos como asado y tamales de puerco, mole, barbacoa de pollo y de lengua de res, chorizos, tacos de cabeza y carnitas, todo maridado con los buenos vinos de mesa o generosos de la región.

En Parras existen varios restaurantes de cocina nacional e internacional con muy buen sazón, como el Mesón de Don Evaristo, un lugar donde la ambientación mexicana combina perfecto con sus molcajeteadas, cortes de carne y salsas de jamaica o chile poblano, entre muchos otros platillos. También La Tacita de Plata, en la Posada Santa Isabel de Parras, es un tranquilo y agradable lugar donde se puede probar comida auténtica parrense como menudo, deliciosas tortillas de harina hechas a mano y postres hechos con nuez.

Qué comprar en Parras de la Fuente Pueblo Mágico

Una visita a Parras no está completa sin degustar ni comprar los deliciosos vinos de sus bodegas, acordes para diferentes ocasiones. En la 1899 Enoteca se pueden adquirir las marcas producidas en la región, de viñedos como la Casa Madero, Don Leo , Rivero González o Hacienda del Marqués.

En el centro de Parras se encuentran las bodegas de El Vesubio, Segovia Fuantos y las de Perote, algunas con más de cien años de antigüedad. Estos productores son mucho más pequeños que Casa Madero y su producción es más bien artesanal, pero sus botellas también tienen gran calidad y prestigio, como el Sangre de Cristo, además de sus vinos generosos y licores como el oporto de uva con nuez, jerez dulce, Vermouth, licores de frutas como melón y fresa, Parrense blanco (aguardiente), brandy especial y reserva, sotol blanco y reposado, y licor de manzana.

La variedad de dulces de nuez que se producen en Parras también resultan imperdibles para llegar a casa: bolitas, glorias, rollitos, noras o marquetas, así como las deliciosas campechanas de pan hojaldrado. Del mismo modo, una visita a este Pueblo Mágico no quedaría completa sin visitar La Campana, la famosa tienda de prendas de mezclilla que se precia de ofrecer diseños para toda la familia y de tallas extra, hasta la 60, como lo anuncia un enorme pantalón talla 100 que se encuentra en su entrada.

Para dormir en Parras de la Fuente Pueblo Mágico

Parras cuenta con la mejor infraestructura hotelera de los Pueblos Mágicos del estado de Coahuila, gracias a su antigüedad y prosperidad económica. Las haciendas como Casa Madero, Perote, del Marqués y el Rincón del Montero ofrecen casas y habitaciones campestres desde las que se pueden apreciar los hermosos viñedos y bosques de nogales, así como disfrutar de lujosos servicios y comodidades. La Posada Santa Isabel de las Parras, con su restaurante y su galería de arte, también ofrece excelentes servicios de hospedaje, así como La Casona del Banco.

Opciones más económicas pero igual de bellas y cómodas son los hostales, como el María de Lourdes o El Farol, con habitaciones sencillas rodeadas de vegetación, u hoteles como el Foggara, cerca de la Plaza de Armas, un pequeño alojamiento de 12 habitaciones con balcón y un jardín lleno de frondosos nogales, ideal para instalarse en el corazón de Parras y disfrutar todos sus rincones.

Para mayor información sobre Parras de la Fuente Pueblo Mágico

Oficina de Convenciones y Visitantes de Parras

Carretera Parras - Paila km 3, Parras, Coahuila

Teléfono: 01(842) 422 0259

Sitio web: www.sectur.gob.mx



Video de Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

Clima de Parras de la Fuente Pueblo Magico Mexico

MEXICO Clima

Fotos de Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

Reserva en los mejores Hoteles los Pueblos Magicos

Hoteles en Cancún

Encontramos 236 alojamientos en Cancún

Visitar

Hoteles en Playa del Carmen

Encontramos 1107 alojamientos en Playa del Carmen

Visitar

Hoteles en los Cabos

Encontramos 112 alojamientos en Los Cabos

Visitar

Hoteles en Huatulco

Encontramos 93 alojamientos en Huatulco

Visitar

Como llegar a Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

Para ir a Parras la ciudad más cercana es Saltillo, a donde se puede llegar en avión a través de AeroMéxico, a Torreón por Interjet, o a Monterrey por las mismas aerolíneas, Volaris o VivaAerobus. Desde esas tres ciudades, se puede tomar un autobús de la Línea Coahuilenses. En automóvil, desde Saltillo son 148 km por la Autopista 40 y llegando a Paila tomar a la izquierda la Carretera Estatal 102. Desde Torreón, se recorren 159 km por la misma autopista, y en Paila se toma la Estatal 102 a la derecha.

Desde la Ciudad de México el recorrido es de 952 kilómetros, aproximadamente de 10 horas, sobre la Carretera México 054.

Hoteles en el pueblo Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

Comentarios acerca del pueblo Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

Deja un Comentario sobre Parras de la Fuente Pueblo Magico Coahuila Mexico

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deja simplemente líneas vacías.