Pueblos Magicos de Tamaulipas Mexico

Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico



El cielo estrellado que cubre la Reserva de la Biósfera El Cielo es motivo suficiente para enamorarse del Pueblo Mágico de Tula, en el estado de Tamaulipas. A esta belleza natural se suma su riqueza arquitectónica, artesanal y gastronómica, que lo convierten en uno de los destinos turísticos más atractivos del noreste de México.

La fundación de Tula se remonta a 1617, cuando Tamaulipas aún no se constituía como estado, por lo que en un principio la misión de San Antonio de Tula estuvo circunscrita al gobierno de Nuevo Santander. Los frailes franciscanos que llegaron a las faldas del Cerro de la Cruz, encabezados por fray Juan Bautista de Mollinedo, construyeron un templo de palos y palma que sirvió para evangelizar la región durante algunas décadas, hasta que llegando al 1700 se ordenó el levantamiento del soberbio Templo de San Antonio de Padua, gracias al florecimiento que se vivió en los alrededores de la Laguna de Tula.

La exuberancia de los bosques que circundan al pueblo de Tula, que ha sido inspiración para músicos, pintores y escritores, hizo posible que a partir del siglo XVIII se desarrollaran en su territorio varias industrias que le confirieron grandes riquezas, sublimadas en las más de 400 edificaciones coloniales y porfirianas que se mantienen en pie hasta la actualidad, llenas de belleza y significado.

Muestra de este desarrollo industrial son las ex haciendas que aún pueden visitarse, como Los Charcos, la Verdolaga y la de Cerro Gordo, que se dedicaban a la extracción de ixtle de las plantas de lechuguilla, la producción de cal, de piloncillo, de dulces, de fideos, de velas, a la tallandería de fibras, al tejido de rebozos y textiles diversos, y al destilado de aguardiente, entre varias otras actividades. Los productos de ixtle de Tula llegaron a tener renombre internacional, pues se exportaban a varios países europeos, sobre todo a Francia.

Muy cerca de Tula se encuentra la zona arqueológica de Tammapul, donde existen vestigios de una cultura que habitó la región entre los años 600 y 900 d. C., de la cual aún no se obtienen suficientes datos, pero que no tiene precedentes en Mesoamérica. Con su enigmática pirámide conocida como “El Gran Cue” o “El Cuitzillo”, suma un enigmático atractivo al sorprendente y cautivador Pueblo Mágico.

Qué visitar en Tula Pueblo Mágico

Tula fue nombrada ciudad en 1835, y hasta la fecha hace honor a este nombramiento con una infraestructura que cuenta con hoteles, restaurantes y numerosos sitios de interés, que pueden ser conocidos en su turibús. El paseo comienza en la enorme Parroquia de San Antonio de Padua, frente a la plaza principal, considerada la segunda más grande del estado.

Cimentada durante el siglo XVIII y terminada en 1889 con la instalación de un elegante reloj inglés en su torre, consta de una nave rematada por una cúpula, un campanario y una fachada de piedra con dos contrafuertes rectangulares. El santo al que se encuentra dedicada fue un fraile docto en el evangelio, patrón de mujeres estériles, pobres, viajeros, albañiles, panaderos y papeleros. Se le invoca por los objetos perdidos y es muy popular para pedir un buen esposo.

Otro de los monumentos religiosos toltecos es el Templo del Rosario, mandado a construir durante el Porfiriato por las hermanas del Rosario y una muestra de gran suntuosidad con su cúpula dorada, sus acabados de filigrana y sus pisos de madera pulida; en su interior alberga el Cristo más antiguo de Tamaulipas, que data de 1411. Al visitar la Capilla de la Loma del Panteón Viejo se participa en un episodio de la historia nacional, pues sirvió como punto estratégico durante los enfrentamientos revolucionarios; en su atrio se sepultaron a los caídos.

A las afueras de Tula, en el Barrio de las Piedras, el templo de las Angustias es una construcción sencilla de paredes y techo de arcilla verde y ladrillo de tule que data de 1907. En ella se festeja cada 3 de mayo al Señor del Amparo, oriundo de Huandacareo, Michoacán, donde tiene una importancia extraordinaria y en la Semana Santa recibe a miles de fieles provenientes de diversas partes del país, que llegan en su mayoría de rodillas como agradecimiento de los favores concedidos.

Para admirar el esplendor arquitectónico del pueblo, un digno representante es la Casa Minerva, erigida a finales del siglo XIX como residencia particular, pero tras problemas fiscales de su original propietario pasó a manos del estado y se convirtió en la Escuela Minerva, el segundo plantel educativo que existió en Tula. El imponente edificio tiene dos plantas, y una doble fachada con hileras de puertas de forma ovalada, que le brindan un aire gótico. En su interior, hay un hermoso y amplio auditorio con butacas rojas, un escenario con piso de madera, elegantes palcos y una gran pintura de arte sacro pintada al fresco en el techo.

Lo imperdible en Tula Pueblo Mágico

Más allá de su atractivo colonial, el Pueblo Mágico de Tula se encuentra rodeado de asombrosas bellezas naturales, comenzando por la Reserva de la Biósfera El Cielo, la primera zona natural en México en ser decretada de ese modo. Comprende casi 145,000 hectáreas y en su interior alberga cuatro tipos de ecosistema: bosque tropical, mesófilo de montaña, encinos y coníferas. Su antiquísima formación, que data de 65 millones de años, posibilita el hallazgo de fósiles marinos, así como de cerca de 650 especies de mariposas, 300 de aves y 60 de reptiles, entre una amplia diversidad de flora y fauna.

En varios puntos de la reserva, como en Alta Cima o en sus lagunas, se pueden practicar actividades como kayakismo, rappel, senderismo y ciclismo de montaña. Otros lugares donde también se puede disfrutar del ecoturismo son las lagunas de San Isidro y La Escondida, formada por manantiales subterráneos y rodeada por enormes cedros y encinos, un hermoso lugar para pasar un día de campo.

Para los amantes de la naturaleza, en Tula se pueden visitar grutas llenas de estalactitas y estalagmitas, como Los Gallitos, rodeado de hermosos paísajes, la Cueva de las Ánimas y El Contadero, donde los antiguos arrieros tallaron una virgen de Guadalupe que anualmente es visitada por cientos de peregrinos. En los ejidos Gallos Grandes y Juan Sarabia, se localizan las cascadas Las Cuatas y la Pasadita, en donde se puede nadar y acampar; cerca se encuentra el salto de agua La Parida, en donde los visitantes pueden echarse un refrescante chapuzón.

Paradójicamente, existe en medio de Tula el Corredor Turístico Arroyo Loco, donde antes corría el agua pero que tras secarse se convirtió en un bello callejón peatonal de un kilómetro de largo donde hay tiendas de artesanías, cafeterías, teatro al aire libre, jardín botánico, bares y restaurantes para pasar un rato muy agradable.

Los mejores días para disfrutar esta y otras calles del pueblo son la Fiesta de San Antonio, los 13 de junio, y en el aniversario del nombramiento de la ciudad, en octubre. Estas fiestas están llenas de música, danza, colores y comida, y suelen incluir cabalgatas, carreras y largas procesiones.

Qué comer en Tula Pueblo Mágico

Tula cuenta con una riquísima cultura gastronómica, con platos representativos de la región como las enchiladas tultecas, que se elaboran con tortillas rojas, papa, queso, chorizo, lechuga, col, cebolla, chícharos, jitomate y chile piquín, acompañadas con una pieza de pollo. Otras recetas locales son el pipián de semilla de calabaza, las "chochas", que son flores comestibles, las gorditas de horno, arepitas, tamales y cabrito amarillo.

Una parte muy importante de la cocina tradicional tulteca son las preparaciones que aprovechan los frutos del desierto, sobre todo las nieves y helados exóticos preparados con nopal, mezquite, bugambilia, garambullo, biznaga, cardón, chirimoya, dátil, mora, zapote y tepolilla, que han sido reconocidos como una delicia en diversos certámenes, ferias y eventos a nivel local e internacional, y que pueden encontrarse en sitios como la nevería Cáctus Nieves, sobre la Plaza de Armas.

En cuanto al resto de los postres, destacan el dulce de queso de almendras, las preparaciones con chilacayote, calabaza y camote, y un postre muy singular conocido como "ponteduro", elaborado con maíz y piloncillo. Estas delicias y más pueden saborearse en los múltiples restaurantes del centro y los alrededores, como El Mollinedo, Las Parrillas, El Casino, La Misión, El Herradero, el Cuitzios y la cafetería de La Presidencia.

Qué comprar en Tula Pueblo Mágico

Resulta imprescindible en una visita a este poblado comprarse una cuera tamaulipeca, el traje típico que representa al estado y que se elabora con piel de becerro o gamuza de venado, con grabados en piel de color blanco y flores y adornos como flecos largos en mangas, espalda, frente y orilla de la prenda.

Esta peculiar pieza, que actualmente es fabricada por varias familias en Tula, pero principalmente por los Haeberli, proviene de un traje llamado cotón que era utilizado por los vaqueros para protegerse de las ramas y espinas en el desierto. La primera cuera fue elaborada por encargo del general Alberto Carrera Torres, y con el tiempo se popularizó como parte de la identidad tamaulipeca.

La elaboración de las cueras es completamente artesanal y su elaboración tarda varios días: la piel se curte para darle una tonalidad chedrón o beige, y los dibujos y entramados se pegan y se cosen a la chamarra. Actualmente, se considera sobre todo como una prenda de gala para fiestas y celebraciones.

En Tula también se trabaja extensamente la talabartería, sobre todo para la elaboración de bellas sillas de montar con grabados hechos a mano. También se pueden adquirir artículos como tapetes y cestos de ixtle, palma o lechuguilla. Todo esto y más puede encontrarse en el Mercado Artesanal, cerca de la Plaza de Armas.

Para dormir en Tula Pueblo Mágico

Tula tiene opciones de alojamiento de muy buen nivel, como el Mesón de Mollinedo, en el centro, con sus amplias habitaciones y fino restaurante, la Quinta San Jorge, con sus corredores y bellos jardínes, y el Hotel El Dorado, de estilo rústico y con gruesas paredes decoradas con detalles campiranos, fachadas de troncos de pino y techos de madera recubiertos con tejas de barro.

Para mayor información sobre Tula Pueblo Mágico

Palacio Municipal

Lerdo de Tejada s/n, Centro, Tula, Tamaulipas

Teléfono: 01(832) 326 0047



Video de Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

Clima de Tula Pueblo Magico Mexico

MEXICO Clima

Fotos de Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

Reserva en los mejores Hoteles los Pueblos Magicos

Hoteles en Cancún

Encontramos 236 alojamientos en Cancún

Visitar

Hoteles en Playa del Carmen

Encontramos 1107 alojamientos en Playa del Carmen

Visitar

Hoteles en los Cabos

Encontramos 112 alojamientos en Los Cabos

Visitar

Hoteles en Huatulco

Encontramos 93 alojamientos en Huatulco

Visitar

Como llegar a Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

Para llegar al Pueblo Mágico de Tula, se puede llegar en avión a través de AeroMéxico y Aeromar, que llegan a Ciudad Victoria, desde donde sale la línea de autobuses Transpaís. En automóvil, es necesario conducir por 140 kilómetros a través de la Carretera Federal 101.

Hoteles en el pueblo Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

Comentarios acerca del pueblo Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

Deja un Comentario sobre Tula Pueblo Magico Tamaulipas Mexico

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: tu contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién eres?
Tu mensaje
  • Para crear párrafos, deja simplemente líneas vacías.